¿Reconocemos la obesidad?

EL RECONOCIMIENTO POR PARTE DEL PACIENTE DEL PROBLEMA DE LA OBESIDAD

¿Reconocemos la obesidad?

¿Cuáles son las fases del reconocimiento de la obesidad por las que pasa el paciente antes de darse cuenta de la magnitud del problema del exceso de peso y cuándo el paciente empieza a considerar la obesidad como una enfermedad?

 En base a la experiencia acumulada tratando pacientes se pueden determinar las siguientes fases del reconocimiento de la obesidad:

1).- En una primera etapa el paciente “niega” lo evidente, los riesgos del sobrepeso y en ocasiones el propio sobrepeso en sí atribuyéndolo a causas ajenas.

2).- En una segunda etapa el paciente empieza a ver el problema de otro modo, quejándose internamente de su situación y desarrollando a menudo diferentes sentimientos de frustración por “no poder hacer nada al respecto”, aún y así en esta segunda fase y a pesar de que seguramente ya empiezan a aparecer síntomas y enfermedades asociadas a la obesidad (diabetes tipo 2, hipertensión, piedras en la vesícula, etc..) la obesidad sigue sin percibirse como una enfermedad, “simplemente estoy gordo/a”, eso es lo que suelen pensar pero no que se trata de una enfermedad.

3).- Cuando ya el paciente dispone de más información (probablemente médicos de cabecera o especialistas de otras patologías que desarrolla el paciente le informan de ello), empieza a concienciarse realmente del problema y de lo que representa y puede llegar a representar (menor calidad de vida, menos años de vida, etc..) es  a partir de ese momento en el que el paciente empieza a “tolerar” la obesidad como una enfermedad y empieza a valorar si debe hacer algo al respecto.

En definitiva, hasta cierto punto – y a pesar de que cuanto antes se trate el problema mucho mejor- es normal que el paciente tenga que pasar por estas fases para tomar conciencia del problema. Al fin y al cabo, cuando alguien te dice “tengo una enfermedad X” todos ponemos cara de preocupación e intentamos apoyar a la persona que padece la enfermedad, sin embargo nadie dice “tengo obesidad” y si lo dicen, la mayoría de personas no la consideran una enfermedad.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario