Santiago

“Ha cambiado mi actitud ante la comida y mi calidad de vida”

Hoy recogemos la experiencia de Santiago. Santiago tiene una historia impactante acerca de porque decidió tratarse de su obesidad.

Santiago fue ingresarlo de urgencias por un problema cardíaco,  y fue entonces cuando vio de cerca el peligro y decidió combatir la obesidad de forma definitiva. Recordamos que la obesidad conlleva muchos riesgos y enfermedades asociadas. Sería mejor prevenir que curar, en el caso de Santiago pudo tratarse a tiempo a través del Método POSE.

Fue uno de los primeros pacientes operados en España mediante la técnica de Cirugía Endoluminal, técnica menos invasiva que la cirugía tradicional que permite reducir la capacidad del estómago por vía oral sin hacer ninguna incisión en el cuerpo del paciente.

Santiago, ¿ Cuánto tiempo llevabas con sobrepeso? 

Hacía ya bastantes años que tenía sobrepeso. Fui acumulando kilos de manera progresiva hasta llegar a 120 kilos.  Mi principal problema era la ansiedad hacía la comida, ingería muchos alimentos movido por esa ansiedad que no podía controlar de ninguna manera.

¿Cómo decidiste poner fin al problema? ¿Habías recurrido a otro tipo de tratamientos para perder peso?

El detonante fue cuando me ingresaron de urgencias por otro tema. La doctora que me trató me dijo que debía hacer algo con mi sobrepeso ya que de lo contrario podría seguir teniendo serias complicaciones.

Porque hasta entonces nunca me había puesto en manos de un tratamiento “serio”.  Había hecho como casi todo el mundo, periodos de dietas pero sin resultados definitivos, era como una espira de la que nunca salía, la “ansiedad” seguía estando ahí y enseguida volvía a caer en comer mucho y recuperaba lo perdido y aumentaba mi peso.

Cómo conociste la opción del Método POSE y por qué te decidiste por esta opción?

Conocí la técnica navegando por Internet y encontré información sobre el equipo del Dr. Turró y el Dr. Jorge C. Espinós de la Clínica Teknon. Leí que fueron pioneros en este tratamiento en España. Sabía que se trataba de algo muy novedoso pero me pareció una buena opción.  Pero sobretodo por otro factor:

Mi mujer, que también tenía sobrepeso, se había sometido recientemente, en otra clínica,  a una operación de cirugía de la obesidad llamada tubo gástrico. Los resultados son satisfactorios y todo salió bien, sin embargo, yo vi de cerca todo el proceso, la intervención…etc. Y a mi no me convencía un tipo de operación así. El hecho de que la cirugía endoluminal fuese por vía endoscópica, lo que significa que no tienes que pasar por un quirófano, y lo más importante sin tener que “modificar” parte de mi anatomía fueron decisivos para mí. Lo vi menos arriesgado y complicado, más seguro y más cómodo.

¿Conocía a alguien más que hubiese utilizado esta técnica?

Para nada. Ya que era muy novedosa la técnica, cuando le explique a los amigos y familiares más íntimos que iba a someterme a este procedimiento no entendían muy bien cómo funcionaba e incluso parecía que la gente desconfiaba de que un tratamiento así. Supongo que lo nuevo genera desconfianza y además al ser un tratamiento, menos invasivo, mucho más sencillo que la cirugía de la obesidad, no pensaban que iba tener buenos resultados.

Antes y después Metodo POSE

¿Cómo fue la intervención?

Rápida, ingresé a las 9 de la mañana y a las 9 de la noche fui a casa. Incluso lo hice conduciendo yo mismo,  a pesar de las advertencias del doctor, pero me encontraba bien así que fui sin problemas. Noté algunas molestias en la garganta y el esófago los 4 primeros días, era como si me costase respirar pero al cabo de 2-3 días se solucionaron.

Y a partir de ahí ¿cómo fue todo? 

Realmente todo fue mucho más sencillo de lo que pensaba,  no tuve que hacer grandes esfuerzos para dejar de comer con ansiedad.  Tenía la sensación de que me habían “cambiado el chip”,  es como si me hubiesen puesto una “tarjeta” diferente; La saciedad se impuso a la “ansiedad” porque simplemente no me “cabía nada” en el estómago.

Por ejemplo: antes del tratamiento,  después de comer o cenar solía comerme una tableta entera de chocolate. Pues bien,  después de la intervención como mucho me tomo una barrita de cereales  pero nada más. O por ejemplo, antes cuando mi mujer cocinaba canalones me comía fácilmente 8-10 canalones;  ahora  con un par de canalones me siento bien, satisfecho. Ha desaparecido la ansiedad, ya no es una obsesión para mí y antes sí que lo era. Ya no tengo dependencia de la comida.

¿Está satisfecho con los resultados? 

Satisfecho es poco, estoy encantado!

De momento llevo perdidos más de 20 kilos.  En lo físico el cambio ha sido espectacular: incluso he tenido que renovar el carnet de identidad, pasaporte y carnet de conducir porque mi aspecto ha cambiado totalmente. Pero para mi lo más importante ha sido el cambio a nivel emocional. Me siento activo, con ganas de hacer cosas. Yo siempre había practicado deporte pero últimamente no aguantaba, ya que me cansaba enseguida. Ahora  hay días que camino 16 kms tranquilamente. Conjuntamente,  con mi hija que es profesora de educación física, vuelvo a incorporar la rutina del ejercicio en mi vida. Me siento mucho más activo, más vivo, con más ganas de hacer cosas, mentalmente realizas un cambio muy importante. Así que no solo cambias hábitos de alimentación sino que también cambias hábitos de actividad física.

Solo tengo un problema después del tratamiento: tonificar la piel  “sobrante” como consecuencia de la pérdida de peso, pero ese es un problema menor.

En definitiva, ¿cuál es su valoración general del tratamiento?  

Muy satisfactoria, mi vida ha cambiado y ha mejorado mucho en todos los sentidos. Además la experiencia del tratamiento como tal y con el equipo médico de Cirugía Endoluminal ha sido fantástico. Los doctores me han acompañado en todo momento en el proceso  y la nutricionista sigue evaluándome periódicamente para ver cómo voy progresando  y controlando que “me porte bien con la comida”…..

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario