Testimonio mujer con obesidad

Una mujer con obesidad relata su experiencia en un libro

Gabrielle Deyder, así se llama la mujer francesa que ha decidido compartir su experiencia como persona que padece un problema de obesidad en un libro en el que narra diferentes situaciones a las que se ha tenido que enfrentar a lo largo de su vida por ser obesa.

De este modo, Gabrielle relata cómo fue víctima de discriminación laboral por su obesidad cuando al presentarse como candidata a un trabajo como asistente educativa en un colegio de París el que tenía que ser su jefe le comentó  “no trabajo con gordos”.

La triste anécdota relatada por esta mujer es solo una más entre los muchos abusos que ha tenido que soportar por culpa de su sobrepeso. Todos estos maltratos psicológicos y verbales han sido recogidos en un libro publicado recientemente: ‘On ne naît pas grosse’, “no se nace gorda”,

Según la autora, “Escribí el libro porque no quiero seguir pidiendo perdón por existir”.

El libro ha sido todo un éxito y ha alcanzado una importante cifra de ventas en poco tiempo. Gracias al testimonio que esta mujer relata en el libro y el debate sobre  qué significa ser obeso se ha convertido por primera vez en Francia en un tema de discusión generalizado.

Y es que el país vecino sigue siendo un país de delgados y por tanto la obesidad está aún peor vista si cabe que en otros países. Según cuenta la autora del libro, tener obesidad en Francia está considerado como una grotesca discapacidad autoinflingida. “Las mujeres francesas se enorgullecen de ser las más femeninas de toda Europa. Existe esa sensación de que la mujer tiene que ser perfecta en todos los sentidos”.
Se estima que un 80% de las francesas está a dieta o recurren a técnicas para adelgazar, como la colocación del balón intragástrico, que tiene una gran demanda en país vecino. A pesar de que los porcentajes de población con sobrepeso han aumentado por igual entre ambos sexos, son las mujeres a las que más “pesa” la carga de no estar delgada” declaraba Gabrielle.

experiencia mujer obesa

Fuente de la imagen:
El Confidencial 

La autora del libro también relata cómo llegó a padecer obesidad.

Cuando era adolescente pesaba apenas 65 kilos. Por culpa de su ligero sobrepeso, se sometió a una terapia hormonal que resultó contraproducente, causando un efecto completamente contrario al que se buscaba: “Todas las veces que me han dicho que tenía que adelgazar he acabado engordando. Reacciono violentamente a los tratamientos y las obligaciones se convierten en sufrimiento y ansia por comer. Es un lento y doloroso proceso de autodestrucción”. En apenas un año, la medicación, junto con los problemas familiares que arrastraba, acabaron doblando su peso: “Solo quería morirme. Me veía deforme”. (ver más sobre su historia en este enlace).

En cualquier caso, es una buena noticia que personas con un problema de obesidad se atrevan a poner sobre la mesa los muchos obstáculos a los que tienen que hacer frente. A las consecuencias que para la salud tiene la obesidad deben enfrentarse a diario a otras muchas barreras que de forma más o menos explícita impone la sociedad; todo ello acaba repercutiendo en una peor calidad de vida.

La obesidad es una enfermedad y como tal debe ser tratada tanto por quienes la padecen, tratándola poniéndose en manos de expertos en el tratamiento de la obesidad, como por quienes no la padecen para poder comprender mejor por qué ser obeso no es una elección.

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario