obesidad en los milennials

La obesidad y el cáncer aumenta entre los ‘millennials’

La prestigiosa revista médica “The Lancet‘ ha alertado sobre el aumento de la obesidad y consecuentemente de muchos tipos de cáncer que se relacionan con la obesidad, entre la generación  de “millennials”.

El estudio si bien hace referencia a datos de la población estadounidense,  concluye con unos datos preocupantes que previsiblemente pueden ser extensivos a otros países: las tasas de seis de doce tipos de cáncer relacionados con la obesidad están aumentando en los adultos jóvenes estadounidenses y lo hacen cada vez a edades más tempranas.

Una de las conclusiones del estudio, clave para valorar la magnitud del problema es la siguiente: un joven estadounidense tiene el doble de riesgo de sufrir cáncer de colon que su padre a su edad.

metodo POSE , metodo APOLLO o by pass gástricoPero lo mismo ocurre con otros tipos de cáncer: Según esta investigación, la  generación ‘millennial’ (nacidos entre 1981 y 1993) la posibilidad de desarrollar un cáncer colorrectal, de endometrio, de páncreas y de vesícula biliar es el doble que el que tenían las personas de la generación del ‘baby boom’ (nacidos entre 1950 y 1968) a su misma edad. En otros 18 tipos de cáncer no relacionados con la obesidad, también analizados, la incidencia en la misma población aumentó solo en dos, en el resto se mantuvo estable o disminuyeron, incluidos los cánceres relacionados con el tabaquismo y con infecciones. Es decir, el factor determinante es sin duda el sobrepeso y la obesidad.

Y es que la relación entre sobrepeso y cáncer ha sido sobradamente demostrada. En la actualidad los porcentajes de jóvenes con sobrepeso van en aumento. Muchos jóvenes no saben cómo comer, no tienen buenos hábitos y si a esto le sumamos cada vez una mayor tendencia al sedentarismo el resultado es una acumulación de kilos en absoluto beneficiosa para la salud.

La buena noticia es que la edad es un factor a favor para conseguir un cambio. Si una persona joven adquiere unos mejores hábitos alimenticios entonces esos hábitos duran de por vida y suponen una importante barrera a desarrollar otras enfermedades.

En este sentido técnicas como el balón ingerible o balón intragástrico funcionan como excelente punto de partida para ayudar a muchos jóvenes a cambiar sus hábitos y su estilo de vida.