cómo debe ser un desayuno equilibrado

¿Cómo debe ser un desayuno equilibrado?

Una taza de leche con cereales y fresas del tiempo, bocadillo integral de queso y piña, bebida vegetal fortificada en calcio con avena y una manzana, estos serían algunos ejemplos de desayuno equilibrado.

Se compone básicamente de tres grupos alimentarios: lácteo, preferiblemente desnatado o bebida vegetal enriquecida en calcio, una porción de cereales integrales para aportar hidratos de carbono y fibra, y una pieza de fruta por proveer de vitaminas y más fibra.

Además se puede incluir un extra proteico como jamón dulce o pavo, huevos, frutos secos, o semillas como las de calabaza o de chía. En lo referente a las grasas se recomienda evitar los saturados, por este motivo escogemos desnatados, y optar por los monoinsaturados, que son mucho más cardiosaludables y los encontramos en el aceite de oliva.

El desayuno es la comida más importante del día. Rompe el ayuno nocturno y representa un 25% de las calorias diarias. No le tenemos que restar importancia.